Saludos solidarios desde los trabajadores auto –organizados de VIOME

Saludos solidarios desde los trabajadores auto –organizados de VIOME

Nosotros, los trabajadores y los apoyantes (solidarios) de VIOME, os saludamos. Desde un país conocida los últimos muchos años solamente como la tierra de un enorme crisis política y económica, nosotros venimos como parte del “otro lado”. Venimos como parte de la resistencia, parte de varios trabajadores y movimientos sociales, los cuales crecen y luchan todos estos años. Venimos como parte de una sociedad forzada de recordar la realidad horrible del capitalismo, pero por otro lado, de una sociedad impaciente de encontrar caminos y medios de superarse. Así es como nuestro viaje empezó, unos seis años antes. Ese mayo de 2011 fue nuestro punto de inflexión, un punto de partida por todo lo que véis por nosotros, hoy. Compartaremos con vosotros nuestros hitos desde entonces.
Estábamos trabajando en una fábrica de materiales químicos de construcción de alta calidad (adhesivos, constructivos etc). En algún tiempo en el mayo de 2011, los administradores de la empresa maternal del grupo (Philkeram Johnson, industria de cerámicas) se declaró en bancarrota. Estábamos no pagados, frente al terror del paro en una época en que la crisis en Grecia fue a su apogeo y las tasas de desempleo estaban altas en un porcentaje más de 20 grados. Teníamos muchas opciones con múltiples resultados posibles. Pero, a medida que pasan los días y los meses, y estaban tomadas muchas acciones de distintas perspectivas, se hizo profundo que fuimos los únicos que pudimos salvar a nosotros mismos. Pues, la decisión estaba clara, inspirados de ejemplos como Zanon, tomamos la fábrica con intención de utilizarlo como medio de producción. Desde 2013 la fábrica estaba funcionando de nuevo, pero produciendo otros productos, y también con otro proceso de producción. Decidimos, con estructuras de la democracia directa, que los nuevos productos de la fábrica serán productos solidarios de limpieza para el hogar, accesibles (con precio bajo), respetuosos del medio ambiente, hechos de ingredientes naturales, sin uso de productos químicos peligrosos. Al principio parecía difícil, pero decidimos de trabajar en modo muy distinto del pasado. No jefes; el “jefe” fue la asamblea de los trabajadores al inicio de cada día. No expertos; todos lo hicieron todo, aprendiendo habilidades y difundiendo conocimientos. Al fin todos somos iguales.
Esta decisión dio sus frutos, porque al fin podíamos vivirnos a nosotros mismos, e igualmente nuestras familias, vivir una vida digna, hecha de nuestros manos. Poco a poco pero constantemente fue creado un red de solidaridad, apoyándonos en nuestra lucha de ser conocidos al público y distribuir nuestros productos en toda Grecia y en algún momento al extranjero. Pero todo esto no era suficiente, porque somos parte de una sociedad bajo ataque. No podíamos imaginar un futuro, donde fuéramos ausentes, cerrados dentro nuestra fábrica, trabajando, cuando la gente estaba sufriendo. No solo por algún tipo de dilema ético, pero precisamente porque VIOME fue apoyada de, y producía para esta gente. Esto es porque apoyamos y formamos parte de muchos movimientos que aparecieron en los años siguientes. Desde los trabajadores de los públicos medios de comunicación, hasta la lucha de los ciudadanos de los pueblos de Chalkidiki (una región griega, cerca de Salónica) contra la minería de oro, hasta cada lucha en grecia, grande o pequeña. Así se nació la Caravana Solidaria. Una iniciativa de acción y de movimientos, una caravana de gente intentando de unificar todos estos movimientos en un terreno común, de lucha y solidaridad por poder vencer todos juntos. Cada idea e iniciativa debe estar repleta de acciones. Esto es porque, nuestra fábrica recuperada y auto –organizada no era suficiente, tuvimos y tenemos mucho más que dar:
En Grecia de la crisis el cuidado de la salud público fue atacado desde el inicio. Degradación de los servicios de salud, exculción por la mayoría de la gente, y se despegó el costo a las terapias y los medicamentos. Tomamos la iniciativa de co –crear una estructura gratis por el cuidado de salud, dentro de las instalaciones de nuestra fábrica. El Centro de la Salud Obrero está funcionando dentro la fábrica de VIOME desde el jénero de 2016, se refierre a trabajadores y desempleados, con o sin registro de la seguridad social o cubertura, a miembros de uniones o sindicatos obreros, a trabajadores en cooperativas y a centros sociales. Se fue creador por la colaboración y la conexión de dos estructuras de auto –gestión, el Union de Trabajadores de VIOME (UT VIOME) y el Centro Social y Solidario por la Salud de Tesalónica; una colectiva social por el cuidado de la salud, que dispone tratamiento medico y farmacéutico primario a todos los ciudadanos de Tesalónica, excluidos del sistema de la seguridad social, sin ninguna distinción o discriminación. El Centro de la Salud Obrero es una estructura comunitaria; una estructura del cuidado de la salud autónoma, autogestionada, autofinanciada y antiherárquico con el imperativo de la democracia directa. Se funciona con una asamblea general y un equipo médico; y un paso más lejos; los trabajadores de VIOME participan igualmente con los trabajadores de la clínica y comparten un terreno común por poder discutir, intercambiar opiniones y hacer decisiones por un otro modo de tratamiento de los problemas médicos, como una comunidad trabajadora de salud. El Centro de la Salud Obrero practica una Atención Primaria Holística e Integral. Hace hincapié en las cuestiones laborales. Su operación está basada en una percepción por el ser humano como una entidad psicofísica y social y el “paciente” (lo llamamos “llegado” al Centro de la Salud Obrero) como un participante activo en su cuidado de la salud. Con un historial médico integral, intenta conectar todos los aspectos de la vida, e igualmente las condiciones laborales, las relaciones familiares y los contextos sociales, diacrónicamente y sincrónicamente unidos entre ellos como una entidad.
Esta mentalidad establece nuestra filosofía por muchos otros proyectos paralelos que tienen lugar en la fábrica. Solidaridad con los imigrantes y los refugiados se expresó por invitarlos a la fábrica, y dejarlos utilizar las instalaciones para hacerles punto de sus propias asambleas, y punto para reunir y distribuir comida y ropa por ellos. Como siempre indicamos; ocupamos la fábrica por abrirla a la sociedad, por poder beneficiarse la sociedad en su conjunto.
Este viaje no fue sin obstáculos. Al principio, muchos se unieron a la fábrica y se prometieron solidaridad, incluso el Primero Ministro en funciones (antes de ser elegido porsupuesto). Como siempre, lealtad se cuestiona solamente en tiempos de problemas. Esto es cuando muchas promesas se quedan solo palabras. Cuando exigimos soluciones para asegurar que la fábrica continue a funcionar como lo hiziera estos últimos años, no se dio ninguna respuesta de reafirmación. Al inicio el govierno intentó a asustarnos con amenazas de desalojo, y despues se fue el corte del suministro de energía y agua, pero no sucedieron. Entonces tuvo el turno de la sistema judicial, tratando de transformarnos en chivo expiatorio por el resto de los trabajadores de Philkeram Johnson, los cuales no siguieron nuestro camino de recuperar la fábrica. Difundiendo mentiras y calumnias sobre el dinero que la empresa debe a estos compañeros de trabajo, iniciaron una subasta de la propiedad de la fábrica. Todo esto aunque muchos sino todos los bienes de la empresa fueron licuados, y mucha maquinaria de la fábrica era vendida hasta 2014. Pero cada vez que intentaron realizarla, la subasta fue cancelada. Cada vez que nos amenazaron, las amenazas se fallaron. Todo esto porque el movimiento solidario fue cada vez en nuestro lado, luchando con nosotros y asegurando que VIOME permanezca bajo control obrero. Esta es nuestra historia hasta ahora. Una historia en un país que se deteriora salvajemente durante estos últimos años. La gente ve las promesas de los goviernos cambiar porque los goviernos actuan en la misma manera; excluyendo, explotando y oprimiendo los obreros, la juventud y cada uno que necesita ayuda.
Consideramos no ser mesías en esta situación severa, pero soloun parte de la lucha para cambiar esta vida miserable. El capitalismo es nuestro enemigo, el primero y el último culpable por la crisis. No creemos que el problema es defectos de algún govierno, malentendidos dentro los partidos políticos, o que los sindicatos generales son coruptos solamente por falso de sus líderes. Creemos que el falso es al sistema mismo, donde los obreros están explotados por beneficios (del capital), donde los goviernos sirven solo los intereses de sus jefes capitales, donde unos sindicatos han denunciado su vida, sentido y existencia. Nuestro sindicato es de los trabajadores y por los trabajadores. Con democracia directa y con asmbleas muy frecuentas, las cuales nos mantienen vivos y ágiles contra cada tipo de complacencia o tendencia por burocracia. Esta es nuestra perspectiva por no solo como funciona un oficio, o una fábrica, pero también como puede funcionar toda la sociedad. Abiertamente, auto –organizada, con democracia directa y asambleas.
Es un honor por nosotros de participar en el VI encuentro internacional “La economía de los/as trabajadores/as” por muchas razones. Al principio porque el movimiento obrero de Argentina es uno que derrocó muchos goviernos. Tuvo éxito con una batalla feroz en las calles, con barricadas, y más importante con las empresas y cooperativas recuperadas y auto –organizadas. Una lucha que cuenta veinte años y aún se fortalece. Por lo tanto argentina es para nosotros no solo un luz brillante por la historia de lucha, pero también una fuente vasta y valiente de inspiración, conocimiento y solidaridad por cada intento de recuperación y auto –gestión en todo el mundo. Así discutir e intercambiar estos conocimientos ganados duramente de los altibajos de la desafiante lucha obrera es más que una bendición para nosotros, se vuelve en una brújula útil por las días que siguen.
Pero intercambiar el conocimiento sobre las fábricas recuperadas y auto –organizadas no es nuestro único objetivo en este encuentro. Necesitamos construir uniones más estrechas y fuertes con cada vez más trabajadores que deciden recuperar sus empresas y fábricas, con los cuales seguimos una lucha y un camino común. Desde ese punto en adelante se hace aparente que todos nosotros debemos intentar a construir un terreno común y actuar en nivel internacional. Un terreno y acción común en todos los temas internacionales del mivimiento obrero, del movimiento social. Debemos permanecer juntos para luchar contra lo que nos imponen. Debemos luchar juntos, por todo lo que podemos ganar juntos, por cada uno y nuestras comunidades. En nuestra opinión, una acción así unida es la creación de un fondo internacional de solidaridad por todos los intentos de recuperación y auto –organización, de todos los intentos de recuperación y auto –organización. Otra iniciativa que vale la pena considerarla es la provisión de productos entre las empresas recuperadas y auto –gestionadas. El objetivo es de crear un red de ventas que permite, por ejemplo, a VIOME de distribuir en grecia productos de empresas recuperadas y auto –organizadas de todo el mundo, y también los productos de VIOME se pueden distribuirse en todo el mundo. La idea es que este intento podría contribuir no solo para que nuestros productos se estarán encontrados de más gente, pero también para que más gente se aprenden nuestras historias de lucha, nuestros modos de vivir, trabajar y producir sin la existencia (o la necesidad) de jefes o capital; que estamos viviendo de nuestros propios medios. Por último pero no menos importante, todas estas noticias, ideas y luchas necesitan llegar a cualquier lugar en todo el mundo. Esto incorpora la necesidad de anuncios, declaraciones de opinión, y cada tipo de material informativo, traducidos en tantos idiomas para que este mensaje viaje en más lugares que nuestras propias fronteras nacionales nos permiten.
Nuestro movimiento necesita una visión más amplia y una mirada más aguda sobre nuestras victorias y fracasos. En esta perspectiva, creemos que nuestro movimiento debe formar caracteristicas especificas, fuertes y distintos. Vamos a ver cuales pueden ser estas caracteristicas. Al principio creemos mucho que nuestro objetivo es profundo: “apodérase de los medios de producción. Funciónalos en la auto –gestión de los trabajadores mismos. Produzca por las necesidades de la comunidad, no las necesidades del capital y de la clase alta. Da un paso adelante por una total auto –gestión social de la comunidad.” Todo esto puede ser logrado solo cuando el punto de mira de nuestras armas apunta al sistema capitalista en su entidad. Pues luchamos en una lucha anti –capitalista. Por esto ya reconocemos la recuperación de fábricas y empresas no como un procedimiento paralelo con el mercado capitalista, pero como un paso a un movimiento más amplio contra el mercado capitalista. Porque si no aplastamos los llamados “leyes del mercado”, tarde o temprano los “leyes del mercado” van a aplastarnos. No somos solos en esta lucha. Luchamos al lado de cada trabajadora, cada desempleado, cada grupo explotado de nuestros paises. Con las empresas y cooperativas recuperadas y auto –organizadas pretendemos llegar a ser parte del cuadro más grande. Un cuadro de un movimiento social fuerte por la transformación radical de toda sociedad. Por esto estamos con las demandas justas de los explotados, por esto luchamos con ellos, porque somos los mismos y no distintos, la misma gente, los explotados del mundo.
Luchamos por las estructuras que nuestro movimiento construye. Estructuras donde la única democracia que existe, es una democracia directa y vasta, la cual entiende el espacio como un esquema horizontal, y no una jerarquia vertical. Pero la democracia directa no es suficiente. En cada lucha intentamos lograr la mayor independencia y autonomía posible de estructuras que hablan en nombre de los trabajadores, pero en realidad quieren esclavizarlos más. Conocemos sus nombres, los nombres de la burocracia sindical y de los partidos del sistema.
En conclusión, esperamos y trabajaremos que este encuentro con los encuentros locales y regionales se convertiran en respiración de aire fresco por cada lucha de trabajadores auto –organizados en cada país del mundo. Hemos llegado muy lejos, hemos abrido caminos por nuestras comunidades, desde aquí, desde ahora, vamos a hacer estos pasos necesarios para que la victoria final se acerca. Porque ya hemos vencido algo precioso, algo que no se da por hecho. Hemos transformado nuestros trabajos de un doloroso recuerdo de la asalariada, a un punto de encuentro de solidaridad, de lucha desafiante y de fidelidad a un futuro mejor. Pues, vamos a transformar el mundo entero, de un lugar de pesadillas de explotación, a un lugar de libertad.
¡Venceremos!